Relato: Habitación compartida (I)

María subió a la habitación casi arrastrando los pies. Era muy tarde. Había salido del hotel hacía 6 horas. Ella no pensó que tendría «que estar tanto tiempo fuera».

Cuando abrió la puerta vió que la bolsa de mano de Luis estaba todavía en la habitación. Se acercó a la cama y vió que aunque cubierta parecía que «había sido desecha» y vuelta a hacer.

No sabía qué sentir, ella había aceptado salir de su hotel y del entorno durante unas horas para dejar a solas a su amigo Raúl y al chaval que acababan de conocer. Así que eso es lo que le tocaba. Decidió dejarse caer encima de su cama, sin abrirla y cubriendose con una manta. Se echó a llorar, cogió un clinex y siguio llorando.  Nadie podría entender el por qué de su llanto. Al final el cansancio la venció.

micamarevuelta12

No sabe cuánto tiempo después se abrió la puerta de la habitación. Raúl debió coger el quipaje de mano de Luis y lo sacó. Cierre de puerta, unos minutos y otra vez se abría.

Oyó la voz de Raúl:

– María, por qué no te tapas, vas a coger frío. Anda métete en la cama.

Le quita el clinex de la mano. Viendo que no le hace caso se pone junto a ella en la cama…

– ¿por qué no te metes? Anda venga…

 María gira la cabeza y su voz es un susurro – ¿habeis usado mi cama?

– No, contesta rápido Raul. ¿por eso no te metías? Anda…, métete dice mientras le da con ternura un beso en el brazo.

María se mete en la cama. Lo último que ve antes de coger el sueño de nuevo es a Raul a su lado mandando en la oscuridad de la habitación un sms con su móvil. Observa su perfil, tiene una sonrisa en la cara…será un mensaje para él.

Está amaneciendo. Por la rendija de las cortinas entra un rayo que ilumina a María. Frunce el ceño. Abre los ojos y le ve. Se queda mirándole. Lleva el pelo tan corto que no se despeina, en la boca una mueca que parece una sonrisa. Está profundamente dormido….100_2066

María se levanta sigilosamente y se va al baño. La imagen del espejo es tremenda. La humedad de la playa riza su pelo desbocadamente, los ojos hinchados por dormirse con el llanto y los restos del maquillaje mal retirado. Empieza a sonar la sintonía de alarma del móvil y sale apresuradamente para apagarlo, pero Raul ya ha extendido su brazo…

– Holaaaaaaaaaaaaaaaaa, dice con tono lastimero y tierno

– Buenos días….contesta ella

De repente María se queda quieta, pensando…por un momento Raul cree que le pasa algo. Ella se sienta al borde de la cama, se gira y le dice sin mirarle a los ojos….

– Me voy al aeropuerto. Me vuelvo a Madrid

Raul se queda mudo.  María no solía tomar esas actitudes tajantes, decisiones precipitadas, ese tipo de iniciativas. Él decidia siempre y ella asentía. Tenían previsto el vuelo de regreso para el día siguiente por la tarde.

-¿Por qué? ¿por qué? preguntó su amigo con aire serio…

– Simplemente me voy, dijo a la vez que cogía su ropa de la silla

– Mírame a los ojos, insistió dime ¿qué he hecho?, ¿ni siquiera vas a mirarme a los ojos?

– Me voy….- María se metió con su ropa en el baño

CONTINUARA

  1. Gracias Winnie por tus palabras tan hermosas que me dejaste en el comentario. Sabés que te quiero mucho. Como yo ya no recuerdo quienes me reclaman que hace tiempo que no posteo,jajajaja,por las dudas te cuento que posteo sólo los miercoles, asi que dentro de un rato voy a postear.jajaja

    Me río, porque se enfadan pero yo lo hago para luego tener tiempo de disfrutar de todos los blogs que me gustan, como el tuyo, y son muchísimos. De esta manera los puedo leer tranquilo.
    Basta de palabras, me voy.

    Un beso grandote.

    Me gusta

  2. Pingback: Habitación compartida (II) « Lo que se ve es lo que hay

  3. Diossss como odio que me dejes asi!Que le pasa a Maria??Porque se va?
    Porque si siempre asintio con la cabeza,dando a elegir a Raul sobre que hacer,porque cambiar esta vez??Bueno,esta bien cambiar,y adaptarse a nuevas actitudes..pero no sé…que fue lo que paso???
    En fin…espero que acabe bien..:(
    Un besoooo

    Me gusta

  4. Está claro que no dejas a nadie indiferente cuando escribes. Yo no soy capaz de presuponer que le pasa a María, porque viniendo de ti el relato, puede pasar cualquier kosa…

    Cautivador, como siempre!! Jejejé. Me encanta como transcurre el día de hoy desde que me levanté…

    Me gusta

  5. (ñiiiiiiiiiiii, se me borró el comentario que tenía,pero ahí vamos!!!):

    Te decía que un relato fantástico, que espero a ver el desenlace, y que de estas historias ‘para tres’ te podría hablar largo y tendido. Al menos en mi caso, fué con otra tía.Ains………

    Me gusta

Puedes comentar....te leo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s