Lunes de humor: El vendedor

Me mandaron esto el otro día, es un pelo largo…pero hacía tiempo que no me reía tanto:

Juan no tenía problemas y era feliz. Un día empezó a sufrir dolores de cabeza que fueron aumentando hasta llegar a ser insoportables. Cuando su trabajo y su vida empezaron a ser afectados por este problema, se decidió a ir al médico. El especialista lo examinó, realizó radiografías, muestras de sangre, de orina, y por fin le dijo:

-Le tengo una noticia buena y una mala. La buena es que puedo curarle sus dolores de cabeza. La mala es que para hacerlo tendré que castrarlo. Usted sufre una rara situación en la que sus testículos oprimen la base de su columna vertebral, y eso le causa dolores de cabeza. La única manera de remediarlo es extirpar sus testículos.

Juan quedó deprimido pero desesperado decidió someterse a la operación.  Al salir del hospital, el dolor de cabeza había desaparecido por  completo, pero se sentía abatido y desanimado, como si le faltara una parte  de sí mismo (obviamente).

-Lo que necesito es un traje nuevo- se dijo

Así que entró en la tienda y pidió un traje. El vendedor lo observó por un momento y dijo:

-Muy bien, talla 44.

-¡Exacto! ¿Cómo lo supo?.

-Es mi trabajo -repuso el vendedor-.

Juan se probó el traje, que le quedó perfectamente. Mientras se observaba en el espejo, el vendedor le dijo:

-¿Qué le parece una camisa nueva?

Juan respondió:

-Pues, ¿por qué no?

-Veamos, ha de ser un 34 de mangas y dieciséis de cuello.

– ¿Cómo lo supo?

-Es mi trabajo -repitió el vendedor-.

Juan se puso la camisa y mientras se veía en el espejo, el vendedor le dijo:

-¿Unos zapatos nuevos?

-Por supuesto -dijo-.

El vendedor echó un vistazo a los pies de Juan.

-Un 42

-¡Exacto! ¿Cómo lo supo?

– Es mi trabajo -respondió el vendedor-

Mientras Juan admiraba sus zapatos nuevos, el vendedor le preguntó:

-¿Qué le parece si se lleva también unos calzoncillos nuevos?

Juan por un segundo pensó en la operación que acababa de sufrir, y dijo:

-¡Buena idea!

-Debe ser calzoncillo de talla 36 -dijo el vendedor

Juan se rió:

-No, se equivoca. He usado talla 32 desde los dieciocho años.

El vendedor negó con la cabeza:

 -No es posible que use la 32; el calzoncillo estaría demasiado apretado, le presionaría los huevos contra la base de la columna, a través de la médula espinal  y tendría todo el día un tremendo dolor de cabeza……””

¿A que es bueno? Esto es un vendedor, y no los del Corte Inglés. Ja ja

Puedes comentar....te leo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s