Un inquilino para recordar

En mi nueva casa en este nuevo mundo… tengo un inquilino que siempre quise tener.

Género masculino. Especie humana (no es un gato, Yuna no me lo permitiria). Apariencia: de vinilo.

Entró y aunque ahora es probable que su electroencefalograma diese plano, nos dio a Yuna y a mi una de esas frases que en mi otra vida era un dogma de fé para mi y que en esta debo leerla y recordarla, porque con todo lo pasado, mi convicción en la necesidad de sonreír y dar, de evitar conflictos y si podía sentirme querida y querer, se ha volatilizado.

Mi peludita Yuna no llegó a conocerme así. Ella llegó para sacarme del desamparo cuando ya me costaba creer en lo bello y reconfortante de sentirse querido, ayudado y tolerado como uno es.

Por eso ahora, sé que Yuna sospecha que este señor tiene la intención de recordarnos algo… pero que las lágrimas, ya más espaciadas en los días de su mamita, no se lo dejan aún vislumbrar bien.⁸

Puedes comentar....te leo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s