Tic tac tic tac (si yo fuera mariposa)

Tenía colores preciosos que iban perdiendo su intensidad porque el cielo no dejaba de llorar…   

Tic tac tic tac tic tac

He leído algo acerca de las mariposas Monarca.  Primero me ha hecho recordar el inicio de Memorias de África:

  • ¿Habrá alguien algún día que cuente una historia sobre mi? 

Tic tac tic tac tic tac

Seguro que si fuera una mariposa Monarca, tendría asegurada una historia bonita al morirme. Una vida intensa, fructífera y hermosa para los que disfrutaron de mi en algún momento de mi vida.

Monarch_In_May

Imagen perteneciente a la wikipedia

Son para mirar y admirables para estudiar, porque la mariposa Monarca se caracteriza además de por “sus vistosos colores” por la trayectoria migratoria que hace de 4.200 km cruzando de EE.UU y Canadá huyendo a las cálidas temperaturas de México durante el invierno.

¿Cuántas y cuántas plantas del ecosistema en tantos kilómetros se pueden polinizar? ¿Cuántas miradas y sonrisas que sacar?

Tic tac tic tac tic tac

Allí en México hectáreas y hectáreas de bosques que se convierten casi en sus santuarios las cobijan. Admiradas por su viaje y por su llegada por los paseantes, lugareños y turistas. Su vistoso aleteo…

Ponen unos 400 huevos en las hojas del árbol del algodoncillo. Estos se alimentarían como orugas en menos de quince días, formando cada uno una crisálida preciosa, con su aspecto de saco en círculos de colores y en menos de otros 15 días se volverán transparentes y saldrán adultas como mariposas de lindos colores.

Tic tac tic tac tic tac

¿Cómo no quererla? ¿Quién no compondría un réquiem por ella o escribiría un poema alabando su vida de dedicación a repoblar y a vivir dando y creando vida?

Seguro, que alguien escribiría una historia buena de mi al  morir  si fuera una mariposa Monarca.

O no. Quizás, porque el cielo no deje de llorar y yo perdiera a la larga mis colores y mi vistosidad.

Tic tac tic tac tic tac

Hay esperanza… la botella no se rompió

Un político que me parecía una persona íntegra, dijo una frase que marcó historia: PUEDO PROMETER Y PROMETO.

Desde que me ocurrió algo con un médico que ya no vale recordar… y que sobre todo en sus consecuencias sentí crecer el desinterés de los míos y la incomprensión por mi vida desnortada y sobre todo MUY huérfana,  la botella se fue vaciando toda hasta que la semana pasada sentí que se me caía sin remedio y casi llegó al suelo. 

Puedo prometer y prometo (emulando al íntegro) que casi rozó el suelo, para acabar hecha pedazos. Pedazos punzantes que sé que nunca sabrán algunos que les habrían clavado sus afiladas aristas en sus perfectas y sobre todo lejanas manos. Yo, desde marzo del 2015 que vi y sentí que la luz del mundo se apagaba para mí, nunca había vuelto a tener tanta certeza de que no había salida.

Pero ocurrieron casi a la vez unos pequeños detalles (señales que yo llamo desde hace un par de años) que me dijeron… NO. Ni el muro, ni el puente, ni las pastillas… no. Y suena duro. Claro que soy consciente que suena duro. ¡Pues si lo he vivido y lo escribo yo!

Y decidí:

  • ESCRIBIR que siempre me ha funcionado
  • VALORAR que tengo un trabajo al que volver de la baja en cuanto pueda y siempre me he sentido afortunada porque me guste ser administrativo y que sirva lo que hago.
  • REZAR porque cuando he sentido que estaba sola… luego me dí cuenta que ALGUIEN es que me llevaba en sus brazos por mi agotamiento.
  • UNA META llegar a poderme marchar un día a un pueblo de la costa al encuentro personas muy queridas que están allí,  de nuevas personas y de una casa sencilla para mi pequeña y para mi.
  • AMIGOS Y PROFESIONALES que no han perdido la fe en mi. 
  • YUNA Y NO ES LA ULTIMA. Debiera ser la primera. El amor de mi vida. Estaba algo malita cuando llego a mi. Y ahora tenemos una insana/sana dependencia emocional mutua.Seguimos encontrando las cosas que le hacen sentirse mejor. Pero ella es por lo que quiero cada día al salir de casa… volver a ella.

20180314_162632

De golpes contra una pared.

Y de pronto ya no crees en nada ni en nadie. Porque la obcecación por entender te hizo tirar del hilo.Y ahora… sí que entiendo, pero ya no sé quien sabía y quien no.

Era tan incapaz de quedarme sin entender el porqué de la negación de lo cierto, del mantenerse en posturas que hacen daño, que buscas y buscas. Y encuentras. Porque soy lista, soy a veces como el CSI de Google…y encuentro:

Y de pronto el médico que SABES que ejerció mal contigo la práctica de la medicina para salvar vidas, contra el que has presentado una queja médica oficial y recibes la respuesta del absurdo. Y decido elevarla al siguiente escalón… y….

Descubro que es nieto, hijo, sobrino y sobre todo primo de médicos de apellido sino ilustre, sí muy conocidos. Y se te aparece un hermano, abogado y muy político y sobre todo bloguero orgulloso de la estirpe de la que descienden todos los hermanos incluido el médico que se (¿supuestamente?) se equivoca con pacientes como yo a quien ni historió ni escuchó durante dos años.

Y de pronto en las filas de Sanidad, en las burocráticas y hasta hace pocos meses está en MUY alto cargo un familiar suyo.

Y salen fotos y grupos familiares y mucha alusión religiosa y emocionante a la familia y a los grandes valores.

Y me doy cuenta: su única suerte es si el apellido está en el lado político que conviene en estas épocas revueltas y con posicionamientos y selfis y reuniones con políticos del momento y cargos de la administración y.… si hiciera falta hasta hay fundación médica casi existente por los ancestros familiares.

Tiras y tiras y va surgiendo en tu cabeza, que quien está en la Administración pública ha podido hasta reírse por conocer contra quien me las estaba cargando.

Y dudas de cada médico que después te ha oído ese nombre y nadie te ha dicho… ¡qué bien posicionado está y no creo que por méritos propios con su juventud! El apellido tira más. Ayuda en medicina, ayuda en política y sobre todo… ayuda presentarse como un hijo también de familia numerosa, creyente y buena persona como yo.

NO doctor. Ya sé que tampoco la segunda queja pasará de una respuesta absurda. Ya lo asumo leído y visto y lo visto en internet en esta fria tarde de sábado en mi corazón. Pero no se crea usted que, porque ni su abuelo,  ni su padre, ni su tío, ni cualquiera que sea el parentesco con quien le apoyaba desde las alturas  y compartía los comités de congresos y el poder de la ADMINISTRACIÓN SANITARIA… es usted mejor médico ni director médico de ninguna fundación ni consejero de ninguna sociedad.

Yo ya sabía que no lo era. Pero lo peor de todo es que su familia me ha quitado la fe en las grandes familias numerosas como la suya y la mía.

A USTED creo que supuestamente le han apoyado (de los cargos a los que he reclamado) por apellidarse “………..” y a mi algunos de los míos…no. Y los he perdido y ya no sé si por el enlace con la ADMINISTRACIÓN PÚBLICA o por el NUNCA ENTENDIDO por mi CORPORATIVISMO MEDICO. Pero están fuera. 

Algún día a lo mejor a los suyos y a los míos les tocará sufrir en un hijo o ser más querido que yo… la mala praxis humana y médica de un profesional, y entonces, sólo entonces… puede que recuerden: “Los curas, los médicos y los maestros pueden equivocarse. Son humanos…. Ups, perdón, a lo mejor…no. No son tan humanos” .

Un relato muy real

Uno de los cuentos o relatos más bellos y reales que vivir:

IMG-20171017-WA0010

“Eran finales del año 1993. En ese año yo acababa de empezar en el trabajo donde en unos meses hago 25 años, mis sobrinas gemelas llegaban a la familia en septiembre. Yo era bastante feliz.

En diciembre el abuelo una tarde estaba “encargado de velar el sueño si lo cogía…a M” y tiré esta foto.

Él estaba ahí, y lo más importante es que yo sé que ELLA lo sabía. Estoy segura, que a modo de película ella le miraba fijo pensando:

  • Como el abuelo está ahí, cuando me duerma, no rodaré y me caeré del sofá.

Y sé que papá pensaba, porque así luego me lo dijo:

  • Así está tranquila cogiendo el sueño. Yo estoy viendo mi coleccionable y ella tranquila. Sabe que YO estoy aquí. No pasa nada.

Tiré la foto sin saberlo mi padre. Él sólo estaba ocupado en mirar su coleccionable con banderas y de refilón a la nieta. Me ha costado mucho encontrar el negativo, y lo he conseguido

Supongo que entonces y ahora, 24 años después pienso lo mismo: ”nadie como quien sabe amar para velar tu sueño y darte tranquilidad.”

Hoy esta intimidad va por esas preciosas jóvenes a las que ayer pude decir emocionada, un gracias porque ambas, en sus perfiles de watsap habían decidido poner ese día una foto mía con ellas a sus 5 años. No era nada mío especial, sólo sé y creo que había mucho amor de ellas y de “la madre que las parió”. Este rincón, convertido ya en diario personal donde cuento y ya está y no importa nada, nada más… DESBORDA por unas horas AMOR.

FIN.

Y de pronto…(2)

Primera parte

Me di cuenta de que ya no estaba en la silla de la farmacia. Me parecía extraño. No…
Si sé dónde estoy. El pasado se ha ido y estoy quieta y en presente. Me da miedo moverme y sé que si no enciendo la calefacción, mi corazón seguirá helado sin sufrir y además…no tendré que salir de esta cama. De esta habitación. De esta casa. No tendré que explicarle a nadie y menos a mi misma, por qué no socorrí a la mujer accidentada.
Porque siento que no sabes.
No sabes que me afectaron mucho tus injustas palabras en el trabajo. Volvías a romper lo que era mi emocionado recuerdo agradecido de tu compañía hace años en aquel tanatorio. Y tu mal trato hacia mi persona…caía sobre mojado.
Porque quisiera poder decirte que nunca creí que me dejaras un mes sin verte ni oírte. Con dolores físicos y del alma (que los llevo mucho peor) y me descolocan aún mas. Y sobre todo que la soledad que me provocas…caía sobre mojado.
Quisiera poder mandar la queja de la queja a Sanidad, diciéndoles que su respuesta parca y con fechas erróneas…caía sobre mojado.
Quisiera poderte decir que me aterra que me veas el lunes y descubras que en mis ojos ya no hay esperanza porque todas las pulgas que llegaron al perro flaco…caían sobre mojado.
No tengo remedio.
Tendré que volver a esa carretera y buscar el rastro de esa mujer. Tendré que llegar hasta el hospital donde la llevaran. O la veo y le digo que mi corazón estaba helado cuando la deje allí herida… o nunca podre calentar esta pesada y fría masa de carne rojiza en la que desde hace mucho tiempo todo llueve sobre mojado.

Y de pronto…te oigo

por medio de una ola que se acerca hasta el entablado donde me siento desde hace horas. Y es casi susurrando como llegan tus palabras, luchando con pequeñas olas “menores” en este mar chiquito de La Manga. Pero son olas bravías chocando con las dos barcas que se interponen a su paso airado por un viento que no cesa y que sopla desde anoche.

Y entiendo que necesito escribir y escribir. Me cansé de perder consonantes y vocales hiladas bien pero al fin y al cabo que acaban perdidas y cayendo en saco roto de oídos que no oyen las almas cuerdas doloridas.

No necesito que me comentes. No necesito saber que me lees. Sólo sé que no podré parar de contarte, como entonces, cuando “lo que se veía era lo que había”. Cuando la decepción y el desamparo no me cobijaban bajo su manto de soledad.

NO necesito ahora mismo de nada más. Tengo mi cabeza serena, el alma herida y la mezcla explosiva de unas manos y mi teclado. 

Si acaso, a la noche ya pensaré algo más complicado. Ahora, tu voz amiga, me lo ha susurrado… Recupera tu paz. Que no te puedan los “y si….”. Dividido y venzo. Hoy, esta semana aquí este tema. Allá de vuelta seguiré dividiendo. Vencer al trabajo. Vencer al dolor de mi cuerpo.

Me tumbo en la cama viendo los azules unirse de mar y cielo y me pongo los cascos…ya todo o casi todo en cuestión de sentimientos está escrito en letras de maravillosas y potentes canciones. Más sólo….cuando un@ las tararea andando durante horas y horas de la noche por una pequeña playa y creyendo que esas palabras en ese momento “están siendo escritas para ella”…calan hondo.

Por eso ahora. Estamos tú y yo solas. Ah, perdona, y el chiquito mar embravecido de fondo. Por y para Irene. Ayúdame. Puede ser que nadie más que yo te oiga ahora mismo. Te sienta. Te necesite. Pero puedo hacerlo. 

Bendita Hermana Paciencia

Espero, como esperamos y deseamos todos los españoles que la auxiliar de enfermería contagiada de ébola salga de ésta. Lo tiene muy difícil…..pero Paciencia…..lucha con ella.

¿Quien es la Hermana Paciencia? Sé poco. Lo que algún medio escrito me ha permitido APRENDER y RESCATAR para mi conocimiento. Sí. Paciencia Melgar es aquella mujer guineana, voluntaria en entrega a los demás de 47 años que fue dejada allí donde se contagió a su suerte. Mejor dicho….a la suerte de esa sangre suya milagrosa y superviviente que le hizo sobrevivir al maligno ébola.

Y ahora….el plasma de donante convaleciente de Paciencia Melgar puede a la vez que  con otros compuestos y medicamentos salvar la vida de Teresa.

No deja de ser paradójico. Allí, como ella ya ha narrado en un “hospital” donde iba muriendo la gente en los colchones de su lado. Con un cubo para vomitar y un baño para……¿cuántos? YA qué más da. Tenemos el plasma de donante convaleciente de Paciencia. Bendita Paciencia.

A lo mejor ahora…..todos nos peleamos por tener una Hermana Paciencia con su sangre con “fuerza contra el ébola” a nuestro lado….. Supongo que es lógico. La enfermedad y mucho más la muerte nos dán miedo. Nos paralizan. Pero…..yo me sigo preguntando: ¿deben existir fronteras y nacionalidades a la hora de salvar la vida de alguien? Y además….. se nos dá la paradoja de que esa vida ahora puede salvar otras muchas…… Es para pensar.