Los orígenes son importantes: Winnie0

Los orígenes son importantes.. Hoy creo que vale la pena recordarlo.

La administradora y autora de este espacio, winnie0  desde hace once años en la mágica blogosfera, no nace con un blog.  No.

Nací comentarista y el nombre de Winnie0, sin tener nada en contra del osito naranja, no es por él. A finales de los 80 y primeros de los 90, había una serie deliciosa de  moda titulada  “Aquellos maravillosos años”, la novia del niño protagonista Kevin, era Winnie.  El  0 de cierre es un problema que aparece a veces al darse de alta, sin numero no me dejaba ser Winnie.

Un amigo mío abrió un blog y yo le seguía. Además me gustaba comentar en los que iban apareciendo por contactos y comentarios. En aquel 2008 (en el que me convertí huérfana del todo) todo hacía que yo necesitara expresarme (y no poco) y todos me fueron animando… a que crease mi propio blog. 

Yo cuando siento… siento. Y me gusta opinar y además, si alguien te regala con sus escritos, lágrimas o risas y sonrisas, reflexiones y hasta enseñanzas nuevas, siento que lo que me sale es decirlo. Es una forma de ser. Y es para bien o para mal la mía.

Las redes sociales (no las uso) han hecho del dar a “likes” y tener “followers /seguidores” casi un deporte nacional y de gran importancia competitivamente hablando.

Siempre en el aire queda una duda y es, si todo aquel que te sigue de inmediato, realmente te lee a menudo o te ha descubierto de sorpresa y ha decidido seguirte valorando varios de tus entradas, o simplemente, como se presupone que si alguien “te visita en tu casa” tú le correspondes con la visita, así aumentaran tus FANS.

A mi me apetecía contar que agradezco cada like, valoro mucho cada comentario y ni que decir cada seguimiento, pero que yo sé que cuando sigo un blog, cuando comento, es que me sale. Es que echando varios vistazos pienso….”no debo perderlode vista”.  No por nada este espacio se  llamará siempre: LO QUE SE VE ES LO QUE HAY

Ahí lo dejo.

Gracias a los que siguen por aquí después de años y a los que van apareciendo.En cualquier caso escribo por mi y por Yuna,  ahora co-autora de sentimientos y sin la que yo no escribiría porque, literalmente, no estaría aquí)

20190225_112556 (1)